¿De qué tenemos que pedir perdón? – Subcomandante insurgente Marcos

¿De qué tenemos que pedir perdón?
¿De qué nos van a perdonar?
¿De no morirnos de hambre?
¿De no callarnos en nuestra miseria?
¿De no haber aceptado humildemente la gigantesca carga histórica de desprecio y abandono?
¿De habernos levantado en armas cuando encontramos todos los otros caminos cerrados?
¿De no habernos atenido al código penal de Chiapas, el más absurdo y represivo del que se tenga memoria?
¿De haber demostrado al resto del país y al mundo entero que la dignidad humana vive aún y está en sus habitantes más empobrecidos?
¿De habernos preparado bien y a conciencia antes de iniciar?
¿De haber llevado fusiles al combate en lugar de arcos y flechas?
¿De haber aprendido a pelear antes de hacerlo?
¿De ser mexicanos todo?
¿De ser mayoritariamente indígenas?
¿De llamar al pueblo mexicano todo a luchar, de todas las formas posibles, por lo que les pertenece?
¿De luchar por libertad, democracia y justicia?
¿De no seguir los patrones de las guerrillas anteriores?
¿De no rendirnos?
¿De no vendernos?
¿De no traicionarnos?

¿Quién tiene que pedir perdón y quién puede otorgarlo?
¿Los que durante años y años se sentaron ante una mesa llena y se saciaron mientras con nosotros se sentaba la muerte, tan cotidiana, tan nuestra, que acabamos por dejar de tenerle miedo?
¿Los que nos llenaron las bolsas y el alma de declaraciones y promesas?
¿Los muertos, nuestros muertos, tan mortalmente muertos de muerte natural. Es decir, de sarampión, tosferina, dengue, cólera tifoidea, mononucleosis, tétanos, pulmonía, paludismo y otras lindezas gastrointestinales y pulmonares?
¿Nuestros muertos, tan mayoritariamente muertos, tan democráticamente muertos de pena porque nadie hacía nada, porque todos los muertos, nuestros muertos, se iban así nomás, sin que nadie llevara la cuenta, sin que nadie dijera por fin, el “ya basta” que devolviera a esas muertes su sentido, sin que nadie pidiera a las muertos de siempre, nuestros muertos, que regresaran a morir otra vez, pero ahora para vivir?
¿Los que nos negaron el derecho y don de nuestras gentes de gobernar y gobernarnos?
¿Los que negaron el respeto a nuestra costumbre, a nuestro color, a nuestra lengua?
¿Los que nos tratan como extranjeros en nuestra propia tierra y nos piden papeles y obediencia a una ley cuya existencia y justeza ignoramos?
¿Los que nos torturaron, apresaron, asesinaron y desaparecieron por el grave delito de querer un pedazo de tierra? No un pedazo grande, no un pedazo chico. Sólo un pedazo al que se pudiera sacar algo para completar el estómago.

¿Quién tiene que pedir perdón y quién puede otorgarlo?
¿El presidente de la República?
¿Los secretarios de Estado?
¿Los senadores?
¿Los diputados?
¿Los gobernadores?
¿Los presidentes municipales?
¿Los policías?
¿El ejército federal?
¿Los grandes señores de la banca, la industria, el comercio y la tierra?
¿Los partidos políticos?
¿Los intelectuales?
¿Galio y nexos?
¿Los medios de comunicación?
¿Los estudiantes?
¿Los maestros?
¿Los colonos?
¿Los obreros?
¿Los campesinos?
¿Los indígenas?
¿Los muertos de muerte inútil?
¿Quién tiene que pedir perdón y quién puede otorgarlo?

Bueno, es todo por ahora. Salud y un abrazo. Y con este frío ambas cosas se agradecen, creo, aunque vengan de un profesional de la violencia.

Subcomandante insurgente Marcos

Subcomandante insurgente Marcos – ¿De qué tenemos que pedir perdón?

Fuente de la imagen: http://img.wylio.com/flickr/332/76371860

6 comments to ¿De qué tenemos que pedir perdón? – Subcomandante insurgente Marcos

  • Ya te aviso: ésta va a los próximos marcadores.

    Esta página debiera tener más relevancia. Estás haciendo una labor de recopilación muy valiosa (ya te lo he dicho no se cuántas veces, lo sé, si con eso ayudara a darte más visibilidad…).

    Unha aperta!

  • A lo que gustes mendi. Todo lo que aquí hay está a tu disposición.

    Y una cosa te digo, de la poca o mucha visibilidad que tiene esta página, gran parte de la culpa es tuya. Por un lado por animarme a “publicitarme”, ¿Lo recuerdas?, y por otra parte por la impagable promoción que he tenido desde tu casa.
    Más no se puede pedir.

    Saludines y apertas.

  • Pero el tráfico que te puedo generar yo viene limitado por el que yo tengo, unas 300 visitas diarias que, la mayoría, vienen de rebote de Google buscando otra cosa (es decir, que cierran la pestaña al momento y que por lo tanto no son derivadas aquí).

    Vamos, que es una mierda, el favor que te pueda yo hacer. Mi página es de reflexiones personales, pajas mentales, tengo más tráfico del que me gustaría y me la pela quién me visite. Sin embargo, tú estás haciendo una recopilación de material audiovisual muy interesante. Creo que deberías estar enlazado en las principales páginas de temática izquierdosa. ¿Cómo conseguirlo? Pues ni idea. Porque también hay mucha gente mezquina, que sólo quiere que destaque su trabajo en vez de crear una red de enlaces para trabajar en colaboración (más como una banda de jazz que como una orquesta).

    En fin, si crees que puedo serte útil en algo, no tienes más que decírmelo.

    Apertas!

  • manolox

    No, si no me refiero a eso. La mayoria del trafico aqui viene de google, Facebook y twitter. Me refiero a que desde que me pusiste en tu pagina y empece a usar en todas partes el mismo nombre, el numero de visitas es el doble,(entre 100 y 200 mas o menos).Y tambien pasa que muchas de las que llegan es buscando otra cosa. En cualquier caso me parecen demasiadas por un lado, es decir que estoy mas que conforme y por otra parte prefiero dejar asi las cosas y que vayan siguiendo su curso normal. Si la pagina la sigo haciendo con constacia y contenidos que quienes los vean crean que valen la pena e interesan, google acabara posicionandola bien
    Tambien a veces le doy vueltas al asunto y no se muy bien si esto sirve de algo aparte de ser un pasarratos. No se. Lo digo no solo por esta pagina , sino por todo tipo de actividad en internet.
    Y lo de aparecer en algun tipo de ^pagina izquierdosa^ pues tampoco. Quien quiera y lo crea conveniente que me enlace, pero no garantizo ni continuidad, ni coherencia. Yo por mi parte enlazo a mis amigos, ^amigos de internet se entiende^. Ademas, que a veces tengo debilidades y me planteo hacerme capitalista, que veo que se es mas feliz. Quita, quita. Nada de domesticaciones.

  • Yo creo que sí que sirve.

    Es un pasarratos, sin duda. Desde luego, mi página tiene una función principal: desahogarme. Vomito toda la mierda que veo a mi alrededor, porque de guardármela dentro y callarme ya me estaba ahogando.

    Pero además de para exorcizar demonios interiores, mucho más barato que un psicólogo, sí que creo que el hecho de decir “aún estamos aquí y no nos habéis convencido”, como aldea gala irreductible, tiene un efecto aglomerante. Desaparecidos en los medios de comunicación, en los parlamentos, en la calle, alguien entra en internet y se da cuenta de que las ansias de justicia y libertad aún no han sido sofocadas.

    Muchas veces lo comparo con la lucha homosexual. Poco a poco nos damos cuenta que no somos casos raros, aislados, sino que somos muchos más de lo que la sociedad se atreve a reconocer. Vamos perdiendo el miedo y salimos del armario.

    Un espacio solo no cambia nada, por supuesto. Pero uno anima a otro, y este a otro. Damos un punto de vista distinto del oficial (incluso distinto entre nosotros, y esto es una riqueza), obligándole a pensar, a replantearse las cosas, a posicionarse.

    Internet o muerte. No nos queda otra alternativa, es la única vía por la que podemos arrebatarles el poder. Yo, al menos, no veo otra.

    Un abrazo!

  • [...] Siempre recomiendo la visita del archivo audiovisual que va construyendo Manolox. Suele traer cosas interesantes. Pero en esta ocasión lo ha presentado, además, de un modo emocionante: Videoteca alternativa – ¿De qué tenemos que pedir perdón? [...]

Leave a Reply